Propuesto, prepuesto, y compuesto. (Y presupuesto). 20 de mayo 2015

Reflexiones varias sobre cosas de la vida, según yo las veo, en mi filosofar particular...


Hace ya tiempo que no vengo por aquí, ya que otras cosas me tienen bien entretenido, tal como el escribir sobre muchos temas, en prosa y en verso, que voy coleccionando. Casi lo hago todos los días, más hoy se me dio por escribir este artículo, no se bien por qué, pero lo hice casi en un pestañeo, y se me ocurrió subirlo para darle un poco de novedad a la página... No sé bien cuanta gente puede leer lo que aquí ponga, ni si interesa lo que yo escriba, a alguien, pero así quizás pueda entretener a alguno que por aquí se pasee, sea por casualidad o no, y sino, tampoco pasa nada... El artículo pues, es como sigue, según mi estilo:



De la "ración de palabras" que toca a discernir en el artículo presente, y que constan como enunciado, "encabezador" debo decir que, la primera de ellas; es decir "propuesto", deviene del latín "proposĭtus", y es el participio irregular de proponer, por lo cual, lo propuesto es aquello que otro le propone a uno, o bien, al revés, lo que uno le propone a otro, para ver, contemplar, hacer, o dejar estar, de algo, lo que sea, que haya que ver, contemplar o dejar estar, bien sea "bien estado", o "mal estado", que de todo ello hay en la vida, y, sobre todo, en la política, donde las cuestiones de estado, si el estado es Estado, siempre se escriben con mayúscula, aunque sea minúsculas las mismas…

Claro que, las cuestiones de estado, generales (que no son, por ello, ni a pesar de ello, militares, en la mayor parte de los casos) hay varias formas de ellas, tales como las cuestiones del "estado líquido" (que muchas veces se refieren a los bancos, por su fluidez de dejar ir caudales, quizás, y también, quizás las más de tales cuestiones de estado suscitadas en los últimos tiempos políticos) que incluyen estados fluyentes, afluyentes, confluyentes, defluyentes y difluentes, además de afluentes varios, también, para juntar todos los “entes” sobre la cosa esta, aunque sean en repetido o en no contemplados DRAEainamente, (como lo de defluyente, por ejemplo, que, sin embargo es palabra muy bella fonéticamente y merecería DRAEizarla; es decir, izarla al DRAE, para tenerla de mano) y con ello poder así saber más cosas de las que comúnmente se sabe sobre el "estado líquido", aunque sea así, de pasada, de forma muy general, si bien no militarizada…

También, y hablando del "estado líquido", hay los estados que lo son indirectamente, porque están sobre líquido, y de estos los hay grandes y pequeños, y hasta intermedios. Estados estos, (aprovechando el punto y seguido, para escribirlo con mayúscula, además, para disimular que no son de la misma clase de estados que los otros) que se hallan precisamente, todos ellos, rodeados de agua por todas partes, y que, eufemísticamente se llaman islas, aunque luego se cataloguen rimbombantemente por otros nombres más, no sé si eufónicos todos, pero sí más al gusto de quien puso tales nombres, que, aunque a veces parecen un despropósito mismo, sin embargo han sido puestos muy, muy a propósito para ello. El más grande y colosal de estos "Estados líquidos indirectos", (aquí ya también lo ponemos con mayúscula, incluso sin tener que disimular la cosa haciéndolo luego de un punto seguido, ni de un punto y aparte) es Australia, "Estado liquido indirecto", este, al que le llaman continente, sin embargo, (sin que yo nunca acabara de saber por qué) sin serlo en absoluto en el verdadero sentido de la palabra…

Luego, además de estos "Estados líquidos indirectos" y "naturales", todos ellos, (lo digo en plural porque son muchísimos más que Australia en el total de los mismos) hay, al menos, un "Estado líquido indirecto artificial", que es Holanda, el cual Estado, si ahora es apenas líquido, en la actualidad, es simplemente porque lo han rellenado de sólida tierra para pisar menos "estado líquido" del que hubiera que pisar si la cosa fuera como antes de que la tierra esa con qué lo rellenaron, lo rellenara…

Por otro lado, y siguiendo con las variaciones del "estado liquido", hay, modernamente, algunos Estados más, (bastantes) que pertenecen a esta categoría "indirecta", pero son Estados de segunda, y hasta algunos, son Estados de tercera, porque simplemente lo son por haberse "roto aguas", luego de estarse gestando durante tiempos variables todos ellos, (variables, por aquello de que no todas las preñeces o estados de preñez, son iguales, exactamente) y al fin surgieron del agua que los ahogaba, si bien todavía no tienen suficiente "desahogo" todos ellos, y por eso tienen parte de "Estados líquidos", todos ellos, si bien su "liquidez" les ahoga más, que les desahoga… Pero bueno, quedan todos ellos, por las razones dadas, dentro de la categoría de "Estados líquidos indirectos", si bien, estos últimos, de segunda o tercera clase, en el contemplarse la cosa del "estado líquido", según sus características pertinentes, atinentes, y continentes, si bien lo de continentes a muchos de ellos les queda grande, y mejor decirlo como que, "en el Continente"…

Y así, desde lo hablado de la palabra "propuesto", hemos acabado por dar una clara y diáfana visión sobre el "estado líquido", así como sin querer. Y ello simplemente, porque ello vino al paso, de paso. Y sin proponernos, en absoluto, lo hemos propuesto (lo del "estado líquido") como una nueva forma de verlo que no lo contemplan ni las ciencias en general, (ni las militares, ni las otras no militares, a pesar de ser todas ellas "generales", por no ser una sola) ni la geografía en particular, que, en lo del "estado líquido", debiera estar involucrada hasta el ombligo. Y aquí, lo de decir "hasta el ombligo", es porque el ombligo del Mundo, posiblemente, esté en "estado líquido" también, en alguna región oceánica dada, aunque nos sea desconocida por ahora…

Y dado que ya hemos ocupado demasiado sitio en el tiempo y en el espacio de este artículo, vamos a dejar de lado aquello otro del "estado sólido" que, por alusiones, hubiera requerido el asunto para ser ecuánime en la equidad de la cosa de los "estados" estos; pero luego ello también requeriría, igualmente por alusiones, darle un repaso a la cosa del "estado de plasma", que, tal como la cosa es en ellos, nos dejaría, sino "plasmados", seguro que, pasmados, sí; por lo cual mejor dejar todo esto para otro día, y ahora continuar con lo que íbamos antes de interrumpir el repertorio de la "ración de palabras" a considerar…

"Prepuesto", (palabra esta que ahora corresponde, por turno y en su orden) deviene del latín "praeposĭtus", y es el participio irregular, de preponer; es decir, anteponer o preferir una cosa, sobre otra, de dos o más cosas que se puedan proponer, por ejemplo, para escoger entre ellas la que mejor guste, encapriche, o haya que elegir por una contingencia cualquiera que así lo demande, sea esta contingencia la que fuere y por la causa que también fuere, si es; que puede o podría ser, por ser la vida misma, una contingencia inadjetivable con sensatez…

Cosas "prepuestas", en la vida, puede haber pocas o muchas, según ella, la vida misma, o según mismo, la vida de uno; que, aunque sea empleada la palabra "misma", o "mismo", en ello, para describir lo que hemos descrito al decirlo, no son ambas cosas la "misma" cosa, ni el "mismo" asunto, ni mismo, mismo, cosa de tomar con "frivolidad", ni, por otro lado, "con templanza" rigurosa, si bien la "contemplanza" o contemplación de ello, debe de ser cosa a considerar, porque el hombre es un ser dado a tener que tomar decisiones, a elegir entre una u otra cosa de las que la vida da, ofrece o señala, y donde las Elecciones políticas españolas, y nunca mejor dicho, están a la vuelta de la esquina en este mes de mayo de 2015, y las "propuestas" de los partidos políticos nos inundan en las calles con pasquines y cartelones, además de que los "mas media" esos, nos saturan los oídos unos, y los ídem y la vista, otros, y la cosa del "prepuesto", o del preponer o dicho de otra manera, el anteponer a unos políticos sobre otros, nos traerá quien sabe qué dudosos bienes, o qué inciertos males, como, con seguridad, ocurrirá, dado que lo "propuesto" es casi siempre hipocresía y lo "prepuesto" es nuestro calvario particular, en estos casos…

De esto, acabado de decir, podemos ya saltar, o dicho de manera más informal y caprichosa, (y esto de informal y "caprichosa", sobre todo, va por aquello de considerar ello, como aquello otro del libre y lúdico brincar de las cabritas chozpando alegremente por el monte, donde lo de capri-chosa va precisamente por como tales "pequeñeces" montesinas ellas, triscan y retozan a su aire, además de al aire del monte o montaña, igual de libre que ellas) podemos brincar hasta la siguiente palabra que, por su turno, toca ahora, de inmediato, a considerar:

"Compuesto": Esta es la palabra, cardinal que, por su turno ordinal de lugar, debemos comentar ahora, para seguir, del encabezado del artículo, la línea cronológica de su puesto. "Puesto" en que, la palabra "compuesto", (formada la frase así, para que ritme y la cosa suene hasta poética, además de bien) como vocablo a considerar, vamos a dedicarle ordinalmente, como ya se ha dicho, la pertinencia pertinaz (dicho así, no porque sea la cosa tercamente obstinada en sí, sino porque permite un bello juego de palabras, nada más) para que en ello quede claro lo que atañe, lo que tañe (si "toca", que a lo mejor, no toca), y lo que de sí da tal palabra, para significar lo que, como significante eficaz, de suyo, significa o quiere significar, según el texto, el contexto y hasta el pretexto; pues también muchas otras palabras, con el pretexto de ser "por extensión", o por tener un "sentido figurado", acaban por significar cosas que, materialmente, no significan, en ningún caso, pero que "espiritualmente", sí; por lo cual "van a misa", como bien popularmente se dice, con el entero asentimiento, consentimiento y beato beneplácito, catolicorromano…

"Compuesto", si bien puede entenderse su significado perfectamente claro y preclaro, (que de ambas cosas tiene la palabra en su significar) y hasta nítido, hialino, si cabe, y nunca opaco ni medio opaco, ni trasluciente en más o menos grado. (Esto dicho para "aclarar" que la cosa puede ser, o más bien más clara que medio opaca, o bien más oscura, también, que medio opaca; porque medio opaca o medio traslúcida, debieran ser la misma cosa justamente establecida en el medio y medio del asunto, mientras que si es más clara o más oscura la cosa, que ello, cuentan grados de claridad u oscuridad de forma intermedia, que aquello no contempla por sí solo) Sin embargo, si la palabra "compuesto" no se ve escrita y es oída la tal, así, mocosuena, puede parecer que la fonética indica, precisamente, otra cosa, como, con seguridad lo será entendido, si la frase deja a esta palabra en lugar ambiguo; es decir, sin un contexto sintáctico totalmente inequívoco… Porque, mocosuena, por la fonética solamente, uno puede entender, en vez de "compuesto", (que es una cosa) entender, sin embargo, "con puesto" que es otra cosa muy distinta y diferente en todo el contenido lingüístico, didáctico, si cabe, y gramatical del asunto, dando al traste con el verdadero sentido explicativo, por significante, de algo que no es el "algo" que debiera ser, lo que la palabra dicha (compuesto), pretende decir, expresar y significar a la vez y simultáneamente…

Aclarado esto, ahora solo nos resta, por un lado, aclarar que "compuesto" significa, en palabras del DRAE, lo siguiente, que si bien no es mucho decir, académicamente hablando,(porque hay palabras que dicen mucho, mucho más) es ligeramente más que poco, porque mismo hay palabras que casi no dicen nada, diciendo, por escuetas, como si les hubiera pillado a los académicos, ese día, el de meterlas en el DRAE, con pocas ganas de hablar o de escribir... Pero aquí, (en el DRAE, se quiere decir) de esta palabra, la cosa pues, se presenta así:

Compuesto, ta.
(Del part. irreg. de componer; lat. composĭtus, part. de componĕre, componer).
1. adj. Mesurado, circunspecto.
2. adj. Bot. Se dice de las plantas angiospermas, dicotiledóneas, hierbas, arbustos y algunos árboles, que se distinguen por sus hojas simples o sencillas, y por sus flores reunidas en cabezuelas sobre un receptáculo común; p. ej., la dalia, la pataca, el ajenjo, el alazor, la alcachofa y el cardo. U. t. c. s. f.
3. adj. Gram. Dicho de un vocablo: Formado por composición de dos o más voces simples; p. ej., cortaplumas, vaivén.
4. m. Agregado de varias cosas que componen un todo.
5. m. Quím. Cuerpo compuesto.
6. f. pl. Bot. Familia de las plantas compuestas.


Como vemos, la palabra "compuesto" tiene seis acepciones, lo cual forma, en conjunto, viéndolo de cierta manera, o, si queremos, de cierto ángulo o punto de vista, como una "composición", lo cual concuerda perfectamente con la idea "circunscrita" linealmente, en la acepción cuarta, pues el todo, en este caso, es la palabra y las seis acepciones que la componen; y por eso, es la cosa una "composición", porque está compuesta de todos esos elementos que la palabra significa o puede significar, según las circunstancias y los textos sintácticos, y los contextos en que la cosa se vierta, se diga, se propugne o se insinúe, según quepa hacer al albedrío del que haga, hable o escriba, (y si acaso suscriba, si procede) el asunto del que sea y se trate, al tratar de ello…

"Compuesto", por otro lado, es todo ser humano (o animal de compañía, si acaso fuere la cosa, que puede serlo por lo bien que se cuida y mima a las mascotas todas) que se compone. Y, sobre todo, cuando se "compone mucho", vistiéndose de elegancia, calzando de marca, enjoyándose por todos lados… (Esto último más bien referido al ser humano hembra, al que le tiran tanto, las joyas, como la peluquería, lo que ya es un decir…)

Claro que, si vamos al todo de la cosa, el ser humano se compone de muchas más cosas, en total, tanto cuando "solo se compone", como cuando "se compone poco", como cuando, asimismo, "se compone mucho"; pues su composición total somática además de sumado a ello el componerse de elegancia, puede estar, además de todos sus componentes biológicos básicos, no básicos y superfluos (como la grasa de más, por ejemplo, de todos los gordos y obesos, dicho esto solo para redundar, pero sin que lo parezca ni se note) puede estar, ya digo, "compuesto" por más cantidad de materia, que menos; o al revés, de menos materia que más, sea esta muscular, por mayor o menor extensión corporal (normal, enano, pequeño, grande, gigante, etc.) o también por, por ejemplo, tener los huesos más huecos, por la osteoporosis, y, lo que es peor, por tener la cabeza hueca, lo que significa, por su lado, (o costado o esquina, como se quiera decir) que en tal caso está "menos compuesto", que más, pero en este caso por falta de componentes químicos, como el calcio, o componentes intelectuales como el sentido común…

De esta palabra, "compuesto", todavía queda mucho por decir, ampliar y relacionar con las cosas de la vida y obra de los humanos, además de que faltan también por enumerar otros tipos de compuestos, como los de las acepciones segunda y quinta (revisarlas, para saber cuáles son), mientras que, de alguna manera, la acepción tercera, aunque se la ha comentado en aquello y por ello, lo del mocosuena antes dicho, como un sentido invertido (sin que esto de "invertido" quiera decir maricón u homosexual, en ninguna forma) del que la acepción tercera tiene. Es decir, en vez de juntar dos palabras simples, para hacer una compuesta, como es el caso de "cortaplumas" y "vaivén" del ejemplo del DRAE, se ha separado la palabra "compuesto", como si fuera "con puesto", como si fuera esta palabra compuesta, ella, más no siéndolo en absoluto, de origen, (que solo lo parece al pronunciar, pero es palabra indivisible, ella) pero donde esa manera de entender, mocosuena, hizo de la tal palabra enteriza, la simplicidad de entenderla separada y "descompuesta", lo que es lo inverso, y además, perverso, si ello fuere hecho con doble intención; es decir, con intención compuesta… Y espero que el amigo e inteligente lector entienda lo que se quiere decir, y se dice, realmente, del asunto, sabiendo que la inteligencia del lector que ha llegado hasta este punto del artículo, ¡por fuerza ha de ser profunda! ¡¡Por fuerza!! (¡Y que conste que esto no son piropos capciosos y de doble intencionalidad, para hacerlos compuestos!...¡¡No; no lo son, en absoluto!! ¡¡Qué conste!!...)

Y con esto, amigo lector, se nos acabó, también, el "presupuesto" para la realización de este artículo, que es, al buen decir del DRAE, entre otras cosas o acepciones, lo que la primera de ellas dice, si bien ello no excluye a las otras, pero donde el "presupuesto" este, ya digo, no da para más hacer, ni para más pensar (que pensar y pensar bien cuesta lo suyo) ni para más escribir, que, en lo de estar cansado de pensar y escribir, si estoy cansado ya a estas horas, por lo mucho en que me he esforzado por darte un artículo ameno, sabio, didáctico y sobre todo, insólito en sus contenidos filosóficos…

¡Ha! pero para que no te canses tú buscando lo que dice la primera acepción de la palabra presupuesto en el DRAE, te pongo a seguir como el DRAE la contempla:

Presupuesto.
(Del part. irreg. de presuponer).
1. m. Motivo, causa o pretexto con que se ejecuta algo.
2. m. Supuesto o suposición.
3. m. Cómputo anticipado del coste de una obra o de los gastos y rentas de una corporación.
4. m. Cantidad de dinero calculado para hacer frente a los gastos generales de la vida cotidiana, de un viaje, etc.
5. m. ant. Propósito formado por el entendimiento y aceptado por la voluntad.

Y aquí lo dejo, pues…



Xosé Gago

Derechos reservados.


VOLVER