Nuevo revelador de papeles Variosoft. 12 septiembre 2015

Revelador investigado bajo las sugerencias de un gran amigo, para poder contar con una nueva "arma de trabajo, ante la escasez de tipos de papeles baritados, en la actualidad.


Tal y como indica su nombre el revelador de papeles Variosoft, es un revelador fotográfico que da una cierta suavidad a las imágenes y que puede hacer variar la presentación de las tales sobre los papeles fotográficos, de maneras diferentes, sin perder un ápice de su calidad y presencia estética, y que sirve para darle una apariencia distinta, más suave, más enérgica, o un intermedio entre ambos extremos, (pero siempre dentro de una escala algo más suave que la “normalizada”, usando negativos duros o muy duros) con solamente variaciones de la exposición, o con variaciones del tiempo de revelado, o con la dilución del revelador en el baño de trabajo.

Todo esto permite este revelador para poder adaptar cada imagen a lo que el fotógrafo desee que sea la presentación plástica de la tal, conforme a su idea particular, o para adaptar la imagen al gusto de cualquier cliente, por mucha que sea su exigencia en los parámetros que pueda pedir de densidades y contrastes, manteniendo siempre la gama tonal intermedia en su totalidad y variando solamente sus matices más o menos pronunciados según se desea que las gradaciones se transiten más suavemente, algo más pronunciadas, o algo más pronunciadas aún, cosa que solamente este revelador, entre todos cuantos hubo y hay todavía en el mercado, es capaz de realizar, una vez que el fotógrafo conozca sus variables todas para poder aplicar cada una cuando sea la necesidad del caso.

El Variosoft, es un revelador de gran energía reveladora, pero, sin embargo y en contra de lo que la lógica parecería indicar, es capaz de sacar la imagen en un tiempo rápido (de 30 a 40 segundos) y seguir haciéndola luego a un ritmo de aparición lenta y siempre continua, sin que nunca se dispare en su velocidad progresiva de revelado continuo:

Primeramente, casi saca toda la imagen de golpe, a poco tiempo de estar en el revelador, como se ha dicho, pero luego su interacción con el haluro expuesto es de lenta continuidad, con lo cual el fotógrafo irá viendo como la imagen, que primero se ha formado casi sin contraste ninguno, va paulatinamente fortaleciéndose en los negros, penumbras y medias tintas, adquiriendo así tono de manera continua en una densidad creciente, pero nunca exagerada, sino blanda, lenta y creciente en su hacerse los negros cada vez más oscuros de manera escalonada, y con tanto tiempo de subida continua sin dar velo, que uno puede llevar su copia hasta cualquier límite de densidad en las sombras, penumbras y medios tonos, sin que nunca se lleguen a empastar, ni todos estos tonos intermedios, ni tampoco los grises más delicados y sutiles de la imagen, que permanecerán estables, destacados unos de otros muy agradablemente transicionados, y donde la copia puede adquirir cualquier estado intermedio que se le antoje al fotógrafo en su escalada de tonalidades de grises, medio grises y con los grandes negros bien hechos, pero sin nunca mostrar un contraste excesivo, en ninguna de sus transiciones tonales todas…

Como por ser un revelador capaz de dar un cierto tipo muy peculiar de suavidad a las imágenes, los negros, aunque son buenos y suficientes, nunca son tan poderosos como los que dan los reveladores normalizados, y por lo tanto con el Variosoft se pueden hacer imágenes, por ejemplo, que parezcan como hechas “a lápiz blando", si se usan para el caso negativos de muy poco contraste pero con una densidad mínima (no subexpuestos) como la que dan los buenos reveladores de negativos que son compensadores. Pero, su verdadera función es hacer aprovechables completamente, las imágenes que proceden de negativos muy duros, cuando de negativos normalizados, se quieran hacer imágenes de muy gran diferencia visual por su dulzura expresiva que, sabiéndolo manejar bien, como antes se ha dicho, puede dar verdaderas imágenes “a lápiz blando” para motivos de retrato romántico, o paisaje bucólico, o para marinas de delicados celajes, por ejemplo, en las puestas de sol…

Por cierto que, aunque el revelador Variosoft va bien para cualquier tipo de papel fotográfico, sabiendo que los papeles que mejor resultan para hacer buenas fotografías por sus capacidades más amplias de dar múltiples efectos, son los papeles con emulsiones al clorobromuro, se recomiendan, pues, específicamente, para trabajar con él y obtener los mejores resultados, los papeles al clorobromuro, sean rápidos (como era el Record Rápid, de Agfa) o lentos, (como lo era el Ektalure, de Kodak) mejor que los papeles al bromuro, o los muy poco clorurados.

Los papeles al clorobromuro lento siempre permiten más variaciones que los clorobromuros rápidos, por su mayor contenido en cloruro de plata, usados para obtener tonos cálidos con reveladores específicos (como lo eran el Toque Master, Punto Gráfic, Quematone y Pardografic, por ejemplo) y también siempre, los clorobromuros lentos dan mejores coloraciones en los virados al selenio, sulfuro, sulfuro-selenio y oro, lo cual se debe a su mayor preponderancia de granos finos que son los que poseen estas características de posibilidades que nunca poseen los papeles al bromuro de plata. Cierto que los papeles al clorobromuro lento pueden necesitar exposiciones al menos dobles, de las exposiciones que requieren los papeles clorobromuros rápidos, pero la delicadeza de sus imágenes y las posibilidades de tonalidades cálidas más acusadas, si esto se sabe aprovechar, rinden copias de mejores prestaciones plásticas en todos los casos, y, sobre todo, si se va a recurrir a virados para darles el típico color que cada tipo de virados puede proporcionar.

De los pocos clorobromuros lentos que todavía quedan en el mercado europeo, al menos en España se venden los clorobromuros lentos de la casa Foma. El “Foma131”, (brillo) y el “Foma132” (mate); y estos papeles se recomiendan de manera especial por haber sido probados ampliamente con el Variosoft… El “efecto lápiz” que se comenta en el texto, resulta mucho más “creíble” y efectivo en el papel mate (132) que en el papel brillo (131) porque el brillo le “mata” un poco la “credibilidad” por su apariencia más “fotográfica”, digámoslo así…

Variosoft, pues, para logar todas estas pautas de positivado creativo conforme a la necesidad de las aspiraciones del fotógrafo para cada fotografía, tiene las capacidades de revelar imagen, convertidas en virtudes o dones reveladores que se pueden manipular ampliamente y que se pueden conseguir con las pautas de trabajo que se van a especificar seguidamente.

Variosoft tiene cuatro diluciones de trabajo en las cuales mantiene el tipo en todo momento, para proporcionar imágenes distintas sin perder calidad ni gama tonal y que solo se manifiesta en que los negros máximos pueden ser más negros o menos negros según la dilución. Etas cuatro diluciones son a 1+10, para el negro más pronunciado que puede dar en relación a las otras tres diluciones; a 1+15, donde los negros máximos son algo más suaves; a 1+20, donde los negros máximos adquieren una suavidad mayor, y a 1+30 donde el negro es más suave, pero suficientemente oscuro y destacado como para que la copia no pierda calidad alguna, sino solamente tener algo menos de densidad de negro máximo con relación al resto de tonalidades intermedias que, aunque también son algo más suaves a la dilución máxima, estas decaen menos, en proporción, que los negros máximos de la copia. Por otro lado, este revelador Variosoft, es tan compensador entre negros máximos y altas luces difusas, que no se necesitarán en absoluto reservas, filtrados ni máscaras en la mayoría de los casos; y, en caso de tener que aplicar alguna de estas medidas, siempre se hará en menores proporciones y en menor número de veces. Tal es la bondad de este excelente y hasta “precelente”, revelador Variosoft…

Las copias deben de ser expuestas con cierta generosidad, pues los papeles hay que exponerlos por más tiempo que si se fueran a revelar en los reveladores comerciales de otras marcas, y el tiempo mínimo requerido de exposición será aquel en que la copia a los cuatro o cinco minutos de revelado, como mucho, esté completamente a gusto del operador, una vez encendida la luz blanca. Por otro lado, este revelador tiene mucha latitud de exposición y de revelado, por lo cual incluso puede aguantar exposiciones por tiempos dobles de los necesarios, cuando se necesite un menor contraste de imagen, o una gama tonal muchísimo más amplia. Por lo tanto, un tiempo mayor de exposición, dará contrastes menores para las mismas pautas de revelado que se especifica más abajo, y tiempos de exposición algo menores, darán un cierto mayor contraste; pero nunca, si la exposición no se queda demasiado corta, nunca darán contrastes indeseables. ¡Jamás! Así que:

1). Con la dilución de 1+10, la copia adquiere grises suaves y detallados, y el negro va subiendo paulatinamente en grados de progresividad que se pueden seguir fácilmente a la luz de seguridad. Como la copia alcanza a estar completa totalmente de gradaciones aunque los negros máximos no se hallen completamente hechos y dado que estos grises medios y medio altos no suben sino muy poco a poco y al cabo se paran, aumentando el tiempo de revelado los negros máximos van creciendo de manera visible y controlable, a la par que también lo van haciendo los grises más delicados y tenues de las altas luces difusas, por lo cual la copia se puede terminar, o bien cuando estas luces difusas estén en el punto que desee el operador, o bien se puede esperar a que los negros máximos suban todavía más, ya que los tonos más delicados de la gama tonal media y la de las altas luces difusas, nunca llegarán a ser excesivos ni se empastaran nunca, tampoco… En todos los casos, las copias siempre se esperará a que se vean, con la luz roja de seguridad, algo más oscuras de lo que realmente serán luego, al encender la luz blanca, Así que, una vez alcanzado el tono que se considera óptimo para el gusto personal, conviene revelar un poco más para que llegue a ese mismo tono una vez que se encienda la luz blanca… Esto quiere un poco de costumbre, pero se adquiere con hacer una o dos copias.

1bis). Con esta dilución de 1+10 y variando el tiempo de exposición, a ser algo más largo, se conseguirán copias con negros menos fuertes y algo más aterciopelados que usando exposiciones ligeramente más cortas y revelados algo más largos. Con lo cual, el control de los negros máximos y el tipo de gris de la gama tonal intermedia, variará con respecto a hacerlo de cualquiera de las otras formas, dentro de lo que de sí da esta dilución de trabajo.

2). Con la dilución de 1+15, la salida de la imagen casi lleva el mismo tiempo que con la anterior, y la copia se va haciendo casi exactamente lo mismo, solo que, en este caso los negros máximos no llegan nunca a ser tan subidos, si bien la diferencia, aunque notoria, no es mucha, si el negativo no tiene un exceso grande de contraste. En el caso de que el contraste del negativo sea muy alto, conviene exponer por un tiempo más largo, lo cual proporcionará una copia menos contrastada en todos los casos.

2 bis).Para esta dilución de trabajo, de 1+15, en cuanto al manejo de la exposición en algo más o en algo menos a otra ya controlada, dará las mismas formas de variaciones que la dilución anterior, solo que en densidades de negros algo más leves, suaves y compensados; y sobre todo, usando negativos de mayor contraste y densidad que en el caso anterior, también.

3). A la dilución de 1+20, la imagen tarda algo más en salir, aunque poco, y es ya más suave en todo que la primera de 1+10, y en comparación con esta ya la diferencia es bastante notoria. Comparando la copia con la de la dilución de 1+15, también se nota la diferencia, pero, como se comprende, es menos acusada. Los grises medios se aguantan a niveles parecidos que a la dilución de 1+15, pero los negros máximos son más delicados y leves, y las altas luces difusas, si bien se pueden percibir perfectamente destacadas, también constan de un gris algo más suave y más delicado que en el caso de las dos diluciones anteriores, y se puede aplicar fácilmente para negativos ya de un contraste importante que haya que aminorar y compensar, pudiendo, por ello, salvar copias muy difíciles de salvar con solamente tapados, filtrajes y otras manipulaciones a veces de difícil y agotadora aplicación. Con esta dilución y negativos suaves, se podrán hacer muy fácilmente aquellas copias que antes hemos calificado como de “lápiz blando”, si se expone y se revela para lograr este efecto más o menos acusado, variando la exposición y el tiempo de revelado.

3 bis). Como en los casos anteriores, el contrate, dentro de los límites que esta dilución de 1+20 puede dar, se puede variar en algo más o algo menos, también, recurriendo a exponer un poco más o un poco menos, con lo cual el usuario puede jugar con ambos factores en todos los casos (dilución y exposición) para que el control de la imagen sea total en todo el proceso de copia.

4). La dilución de 1+30, es la máxima recomendada, y ya para que el tiempo de revelado total no exceda de los tres minutos como máximo, pues, a partir de aquí, la copia puede empezar a dar velo. Pero, si fuera necesario revelar por un tiempo mayor para adaptar las densidades al caso de un negativo extremadamente denso y contrastado, se pueden añadir unos mililitros de una solución de bromuro potásico al 10%, al baño de trabajo para poder seguir revelando por un tiempo mayor. La cantidad de bromuro potásico a añadir, dependerá de cuánto tiempo más se quiera revelar el papel, y de cuanta cantidad de baño de trabajo se vaya a hacer, por lo cual esto requerirá que se haga una prueba con la copia en el revelador así preparado, para ver hasta cuanto tiempo aguanta en el baño sin dar velo. En las diluciones anteriores puede aguantar más de cuatro o cinco minutos si el papel está en buenas condiciones de almacenaje.

4 bis). Al igual que en los casos anteriores, con esta dilución de 1+30 el contraste final se puede regular también jugando con la exposición dada al papel, a la manera antes dicha para las otras diluciones que anteceden.

También he de decir que, para quien quiera otras posibilidades, el revelador Variosotf permite las diluciones desde 1+3 hasta 1+9 y sus intermedios, con buenas posibilidades de imagen. Pero, para lo que se buscaba de este revelador, las diluciones mejores son las anteriormente descritas, pues permiten un ahorro considerable del producto y los resultados de hacer baños más concentrados, aunque buenos, no son mejores si lo que se busca es el regular el contraste de las imágenes a partir de negativos muy densos por sobreexpuestos, sobrerrevelados o las dos cosas a la vez.

De todas las maneras con negativos normalizados el revelador tiene un comportamiento excelente; y a la calidad de las copas que puede dar, empleándolo bajo el juego de sus efectos mediante la dilución y el tiempo de revelado, no le podrá hacer sombra ningún otro revelador conocido, a menos que sea muy específico para algún efecto determinado…

Y, a la manera en como decía mi amigo Lois , de su padre, (un niño que tenía dos años entonces) yo diría lo mismo de este magnífico revelador. Porque Lois decía:

“¡Mi pazde se llama Zoze!: ¡¡Ez entantadó!!”...

Pues bien, yo, a la manera de Lois, diré de este revelador lo mismo:

“¡Se llama Variosoft!: ¡¡Es encantador!!”...

¡Pues ya lo sabéis!...


(¡Ah!, por cierto. Lois que antes hablaba por la zeta, y no pronunciaba la erre, ni la jota, ni muchas veces la c, ahora habla correctamente….¡Pero yo echo muchísimo de menos aquella pronunciación tan peculiar ¡…)



VOLVER